Científicos advierten que hallazgo de la NASA podría ser el eslabón perdido para comprender la formación planetaria

Tres «exoplanetas» (fuera del Sistema Solar) fueron encontrados por el cazador de planetas de la NASA «Tess, que podrían ser representar el «eslabón perdido» para comprender la formación planetaria, según difundió Chispa.Tv

El «cazador» de planetas de la Nasa «Tess» ha encontrado ya que reúnen unas características completamente diferentes a las de ningún otro conocido hasta ahora.

Con la misión de analizar cerca de 20,000 exoplanetas y escudriñar las posibilidades de que en algunos de ellos se den las condiciones necesarias para albergar vida, el año pasado fue lanzado, desde Cabo Cañaveral, el satélite Tess.

Los datos facilitados por el «Tess» han sido analizados por investigadores de instituciones científicas y académicas de varios países. Los resultados de la investigación fueron publicados en la revista Nature Astronomy.

Científicos advierten que hallazgo de la NASA podría ser el eslabón perdido para comprender la formación planetaria

En la investigación también han participado científicos del Instituto de Astrofísica de Andalucía (del CSIC), del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), de la Universidad de La Laguna y de la Universidad de Granada.

Estas son las características de los tres nuevos «exoplanetas» (bautizados como TOI-270) descubiertos: uno es rocoso y ligeramente más grande que la Tierra y los otros dos son gaseosos y miden aproximadamente el doble que nuestro planeta,de acuerdo con la información suministrada por la Universidad de California, que ha liderado esta investigación.

Por ser el «objeto de interés» número 270 que descubre el satélite de la NASA (Tess Object of Interest), el nuevo «sistema» -tres planetas y su estrella anfitriona- ha recibido ese nombre.

La investigación revela también que el más pequeño de estos cuerpos se encuentra en una zona «habitable»: a una distancia de su estrella más próxima que podría permitir la existencia de océanos de agua líquida, de acuerdo con los datos facilitados por esta casa de estudios.

El profesor de Astrofísica Planetaria de la Universidad de California, Stephen Kane, dijo que han encontrado muy pocos planetas como éste en zonas habitables, «y muchos menos alrededor de una estrella con esas características. En el Sistema Solar no existe ningún planeta como ese», aseveró.

Es de hacer notar que en el Sistema Solar hay planetas pequeños y rocosos, como la Tierra, Mercurio, Venus o Marte, y otros mucho más grandes, como Saturno, Júpiter, Urano o Neptuno, pero no «intermedios» como los que se han hallado ahora.

Tras el nuevo descubrimiento se podrá estudiar, según los científicos, el «eslabón perdido» entre los planetas pequeños y rocosos como la Tierra y los más grandes y dominados por el gas, como Neptuno, y determinar, por ejemplo, si uno de estos planetas ha tenido alguna vez un océano de agua líquido y si reúne las condiciones adecuadas para la vida.

De acuerdo con los datos aportados por el «Tess», es poco probable que en el más pequeño de los «exoplanetas» descubiertos hubiera vida, ya que la superficie está demasiado caliente, pero los otros dos, situados a una mayor distancia de la estrella, sí podrían estar más fríos y permitir por lo tanto que el agua se acumulara en la superficie.

Científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts también participaron en la investigación. Consideran que uno de los «exoplanetas» descubierto está en una zona «templada», lo que lo ubicaría en un rango de temperaturas que podrían soportar alguna forma de vida.

Este instituto señaló que el tamaño intermedio de los nuevos planetas es «ideal» para conocer si los planetas pequeños y rocosos como la Tierra y los más grandes como Neptuno siguen un mismo camino o si evolucionan de una forma completamente diferente.

Uno de los colaboradores de la Universidad de Granada, Francisco Pozuelos, destacó que éste puede ser un excelente laboratorio para comprender mejor cómo se forman y evolucionan los sistemas planetarios, ya que el tamaño de los planetas es muy diferente al de los ya conocidos.

Advierte: su estrella «anfitriona» es especialmente brillante y aunque suelen ser muy activas y con frecuentes llamaradas y tormentas solares, ésta parece ser muy antigua y se ha «calmado», por lo que emite un brillo constante que permite a los científicos una mejor observación y estudio.

epmediadigital